lunes, 4 de abril de 2011

Catedral

                                                                                                           Oviedo, Asturias

21 comentarios:

Eduardo García Fernández dijo...

Plasmar las verticalidades siempre resulta interesante, y más si son piedra y vegetal en paralelo unidas por las humedades.

Menudos descartes...

Un abrazo, Eduardo G. F.

en las nubes dijo...

Algunos dirán que sobra el árbol jaja

Muy bonita!

Josep Fábrega Agea dijo...

La idea es buena...pero...no sé, algo rompe el equilibrio estético o quizás ahí está la gracia de la foto. No sé.

Miguel Cobo dijo...

Los pájaros están en misa. Pero la espiritualidad se ha quedado en el árbol.
Belleza de la rama y de la piedra.

the dear Zé dijo...

é isso, as catedrais têm raízes bem fundas nas cidades---

poderoso b&n

abrazo

elisa gulminelli dijo...

qué impertinente el árbol! plantarse así delante de la catedral! (y qué hermoso b&n!)

jg riobò dijo...

La catedral surge para alcanzar el cielo, el modelo es el árbol.

Ramon Portillo dijo...

Arriesgada composición y encuadre. Al mirarla me produce cierto desconcierto, me llama la atención, pero no estoy seguro de que eso sea bueno. Eso sí, lo original no se lo quita nadie.

tecla dijo...

¡¡¡¡Oh!!!!

ismo dijo...

Acorralada

Juan Herrezuelo dijo...

Hay algo como de babas del diablo, como de resquebrajadura arbórea donde sólo hubiera debido revelarse una plaza, de venas en rictus horrorizado donde tan sólo se esperaba un templo enhiesto, de árbol momificado en sombra y soledad. He ido cumpliendo instantes en tu calendario y voy ahora descartando la rutina a través de tus fotos.

Chinita dijo...

me recuerda a Lartigue

Ángel dijo...

Es la catedral de la naturaleza: La obra humana queda, sabiamente, relegada al segundo plano. El monocromo es de una suavidad y elegancia admirable.
un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Sin duda, la verdadera catedral es la que está delante.

josh dijo...

Cuantas interpretaciones se podrían hacer de tu foto, Xuan.
El árbol que crece más allá de lo que el edificio representa, a punto de brotar..., bien distinto si pensamos que el árbol está desnudo y seco, agotado...
Sea como sea, has engrandecido a tan sufrido personaje.

mj dijo...

Los hombres construyeron las catedrales para honrar a dios, pero lo que mas le honra es su propia obra, lo demás imitaciones, copias o casualidades.
Muy buena tu ofrenda.

charmante dijo...

Original es....., pero me gusta tanto la catedral q me da pena....
Saludos

virgi dijo...

Lo que sé es que eres único.
Un abrazo.

Mariluz dijo...

También se podría haber llamado "El árbol que era más alto que una catedral...". Me gusta, a pesar de lo inusual :))

Ventana indiscreta dijo...

Nunca vi a Dios demasiado claro. Será por eso que dices que las catedrales no dejan ver el bosque.

calata dijo...

todos excepto tú hubieramos encuadrado el árbol a un lado, ahora vemos ambos motivos con especial interés, magistral.

un abrazo