domingo, 27 de marzo de 2011

Contemplativa combinatoria



Múltiples combinaciones se sucedieron antes de ésta. También hubo otras después. Aunque aquí solo aparecen tres perros, eran bastantes más y por momentos parecían multiplicarse, o dividirse, no sabría decirlo con exactitud. Carreras, saltos, intercambio de posiciones…hasta que de pronto se detenían y se quedaban mirándome con una expresión que tanto podría ser de invitación como de temor ante la figura de un tipo parado delante del portón sin un propósito claro. A su vez cada uno de ellos era también el producto de una combinatoria ancestral. Viéndolos imaginé al bueno de Mendel agitando los guisantes dentro de su mano, soplando en su interior y lanzándolos sobre la tierra con los ojos cerrados. Una apuesta ciega. ¿El premio? La posibilidad de seguir jugando. Mendel recogiendo uno a uno los guisantes y volviéndolos a lanzar. A menudo me descubro apretando el obturador con el mismo espíritu tragaperras. La fotografía como una ludopatía leve. Tal vez no del todo inocua.

21 comentarios:

josh dijo...

No me lo había planteado así, pero imaginarme a Mendel como un adicto a los dados me divierte.
Y ver el disparador como el botón 'play' de una máquina tragaperras es también muy realista, sobre todo cuando pienso en esos sitios y ocasiones en que me apetece plantar el trípode y jugar, jugar y volver a jugar. Ludópata perdido. Hasta que salga una jugada que me deje como ésta tuya.
Merecen una foto cada uno.

Miguel Cobo dijo...

Tus pies de foto son memorables. Maestro de la palabra y de la imagen. Arte y seducción. Humanismo contemporáneo. Genial la imagen de Mendel lanzando los guisantes como dados.

Agradezco al azar de los senderos borgianos que se bifurcan haber llegado has aquí un día.

Hasta la próxima, artista.

Luis Gomez dijo...

Una maravilla! Demasiado buena Xuan!

Jan Puerta dijo...

El milagro de las imágenes y los perros. Tal vez en mis palabras haya la herejía heredada de los siglos pasados, pero esta imagen esconde la esencia de la multiplicación y consiguiente evaporación de lo expuesto.
En definitiva… alquimia.
Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Son ellos los que nos observan.

tecla dijo...

Ay cuanta razón llevas Xuan. El impulso necesario de disparar la cámara y tragarse la vida que se escapa. A veces repito la misma foto sin descanso como si tuviera miedo de perder los instantes.

De la foto, qué quieres que te diga que ya no te haya dicho.

Pollo con almendras dijo...

Espectacular

Julia dijo...

Te miran
los tres
a la vez

Tienes la paciencia de un pescador

Josep Fábrega Agea dijo...

Los pueblos son de los perros , los gatos y los niños con bicicleta.

Ángel dijo...

Igual somos herederos condenados a repetirnos constantemente, también en lo malo ... (aunque parece que nos hemos especializado), Mendel nunca tuvo eso en cuenta.
La fotografía excelente, en composición y en el instante, por su mnonocromo.
un abrazo

jg riobò dijo...

Las matemáticas explican el mundo, hasta las fotos.

Roigbalterra dijo...

Como los retenía el sol, a gustito como dicen.
Los comentarios chapeau

ismo dijo...

Y la madera y la piedra ¿Qué les decían?

virgi dijo...

...
...
...
ERES TOTAL

Mariluz dijo...

Eres único consiguiendo este tipo de imágenes, madre mía, es que ni pagándoles para que posen te saldría tan redonda. Ya hubiera querido Mendel hacer una foto así de sus guisantes :)
Besos.

the dear Zé dijo...

passerelle canina

un encanto

abrazo

calata dijo...

una gozada de imagen, esas miradas y las poses invitan a acercarse, a la caricia, al juego, a hacer nuevos amigos.

un abrazo

mj dijo...

Los perros bien, pero la madera y la piedra insuperables, me encantan las texturas y el color. el texto se sale, me encanta.

bicocacolors dijo...

es simplemente genial!
gracias por disparar!!!

Ventana indiscreta dijo...

¿Sabrá el perro del medio lo que es una bisagra?

Ya ves, siempre preguntando.

JOSEP MARIA -TIVI- dijo...

... o el juego del tres en raya !!! ... Buena combinación de protagonistas en un virado muy adecuado.